¿Quién Salvó la Hermosa Arciprestal?

Cuen­ta es­te epi­so­dio el P. Be­sal­duch en su li­bro “Nues­tros már­ti­res” — Bar­ce­lo­na – 1940

He aquí un ró­tu­lo que des­pier­ta in­te­rés y cu­rio­si­dad, el cual res­pon­de a un he­cho que im­por­ta con­sig­nar­lo en es­te li­bro, pa­ra que lo se­pan las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes y la pre­sen­te no lo des­co­noz­ca o no lo ol­vi­de.

Vi­lla­rreal es una po­bla­ción car­me­li­ta­na de re­mo­to abo­len­go: aman­te de la Vir­gen del Car­men, en­tu­sias­ta de su mi­la­gro­so es­ca­pu­la­rio; con una Her­man­dad de la Ve­ne­ra­ble Or­den Ter­ce­ra pu­jan­te y en flor… Por ello cree­mos ha de ser­vir pa­ra es­tre­char más los la­zos en­tre Vi­lla­rreal y el Car­me­lo la di­vul­ga­ción de la emo­cio­nan­te no­ti­cia de que el que sal­vó de la des­truc­ción el mag­ní­fi­co tem­plo ar­ci­pres­tal de la im­por­tan­te ciu­dad vi­lla­rrea­len­se fue un frai­le car­me­li­ta.

No fue­ra jus­to, ni el lec­tor nos lo per­do­na­ría, si de­já­se­mos ve­la­do por el anó­ni­mo el nom­bre del “sal­va­dor”. Por eso sen­ti­mos jus­ta sa­tis­fac­ción y na­tu­ral or­gu­llo al re­ve­lar­lo, sa­lu­dan­do des­de es­tas pá­gi­nas la ge­nial ha­za­ña de nues­tro her­mano de há­bi­to Fr. Án­gel Agus­tín Ló­pez Ro­mán. An­tes que ex­pli­que­mos su ges­ta sal­va­do­ra que­rrá el lec­tor ha­ga­mos la obli­ga­da pre­sen­ta­ción de es­te re­li­gio­so, jus­ta y so­bria. Y le va­mos a com­pla­cer.

Fr. Án­gel Agus­tín Ló­pez Ro­mán era un re­li­gio­so pro­fe­so de la Pro­vin­cia Bé­ti­ca, es­tu­dian­te de Teo­lo­gía en nues­tro co­le­gio de Osu­na. Es na­tu­ral de Los Pe­dro­ches (Cór­do­ba). En­ro­la­do for­zo­sa­men­te des­de el prin­ci­pio de la gue­rra en el “ejér­ci­to ro­jo”, muy pron­to des­ta­có por su só­li­da pre­pa­ra­ción cul­tu­ral en­tre pe­lo­to­nes de mi­li­cia­nos ayu­nos e inape­ten­tes de le­tras. Ha­bía cur­sa­do el Ba­chi­lle­ra­to en nues­tro Co­le­gio de Hi­no­jo­sa del Du­que, y las asig­na­tu­ras de la ca­rre­ra ecle­siás­ti­ca, has­ta el se­gun­do año de Dog­ma, en otros co­le­gios de la Pro­vin­cia. Vie­ron los je­fes ro­jos en nues­tro cul­to jo­ven un va­lor po­si­ti­vo, no des­pre­cia­ble pa­ra su cau­sa, y por ello se apre­su­ra­ron a ha­cer­le, en po­co tiem­po, Ca­bo, Sar­gen­to y Teniente…Hay que aña­dir que es­tu­vo tres ve­ces a pun­to de ser fu­si­la­do…

He aquí aho­ra el epi­so­dio emo­cio­nan­te que se pue­de ca­li­fi­car de ha­za­ña y de aven­tu­ra. Cuan­do Vi­lla­rreal es­ta­ba en po­der de los ro­jos, a nues­tro bi­za­rro Te­nien­te, Fr. Án­gel Agus­tín, le to­có alo­jar­se, con su Com­pa­ñía en la igle­sia ar­ci­pres­tal. Ve­nía la en­ca­na­lla­da chus­ma mar­xis­ta, en su avan­ce ver­ti­gi­no­so de re­tro­ce­so (y pa­se lo pa­ra­dó­ji­co de la fra­se) pro­fa­nan­do, in­cen­dian­do y de­mo­lien­do al­ta­res, ca­pi­llas y tem­plos. Y aca­so por ins­tin­to ce­rril, na­ci­do de la ve­sá­ni­ca cos­tum­bre y de una con­cien­cia an­qui­lo­sa­da, los alo­ja­dos del sa­gra­do re­cin­to, se apres­ta­ron sin pér­di­da de tiem­po, a des­truir cuan­to les vi­nie­ra en ga­na de aque­llo que es­tu­vie­se a su al­can­ce y fue­se blan­co de sus iras. Al aper­ci­bir­se de los pri­me­ros co­na­tos, nues­tro Car­me­li­ta-Te­nien­te, con la ra­pi­dez de un cohe­te vo­la­dor, se subió al púl­pi­to y, en­ca­ño­nán­do­les con su pis­to­la les aren­gó con es­tas pa­la­bras que pa­re­cían tra­lla­zos de do­ma­dor y lla­ma­ra­das de jus­ta ira: ”¿Qué ibais a ha­cer? ¿Qué van a de­cir de Es­pa­ña en las can­ci­lle­rías ex­tran­je­ras? Si nos de­di­ca­mos a des­truir, nos lla­ma­rán a los es­pa­ño­les hom­bres sin cul­tu­ra, enemi­gos de la ci­vi­li­za­ción y sal­va­jes. ¡Ya lo sa­béis! Con es­ta pis­to­la yo cor­ta­ré los pa­sos a los que se re­be­len y que­ma­ré las alas de los que se en­va­len­to­nen…” El es­ta­lli­do de un trueno no hu­bie­ra pro­du­ci­do me­jor efec­to. Ni uno so­lo de los mi­li­cia­nos se atre­vió a dar un pa­so. Se achan­ta­ron to­dos, sin­tien­do co­rrer por to­do su cuer­po un tem­blor de mie­do. Tem­bla­ban co­mo tiem­bla un ni­ño tra­vie­so al oír la ful­mi­nan­te ame­na­za de su pa­dre en­co­le­ri­za­do. O co­mo tiem­bla la fie­ra en­jau­la­da que se aga­za­pa y acu­rru­ca cuan­do ve en al­to el lá­ti­go el do­ma­dor.

Era evi­den­te y co­sa de­mos­tra­da que nues­tro Te­nien­te no te­nía por qué te­mer re­pre­sa­lias ni ven­gan­zas por par­te de sus su­bor­di­na­dos. Pe­ro, ¿po­día con­tar con la aquies­cen­cia y be­ne­plá­ci­to de los je­fes pa­ra lle­var a ca­bo su pro­pó­si­to de­ci­di­do de sal­var el tem­plo?

Un día el Co­man­dan­te fi­jó la mi­ra­da hos­ca en el mag­ní­fi­co ór­gano y di­jo: “¿Aún te­néis es­to aquí?”. Lue­go, pa­san­do su vis­ta por las be­llas pin­tu­ras mu­ra­les, que ase­me­jan fres­cos de Go­ya ex­cla­mó: “¿Có­mo ya no ha des­apa­re­ci­do es­to? A lo uno y a lo otro con­tes­tó nues­tro Car­me­li­ta-Te­nien­te: “Mi Co­man­dan­te, su­pues­to que ha de ser es­ta igle­sia un sa­lón de con­cier­tos y bai­le, pa­re­ce que ni so­bra el ór­gano ni es­tor­ban las pin­tu­ras. El ór­gano ha­rá las ve­ces de piano y las pin­tu­ras su­pli­rán la de­co­ra­ción tea­tral”. Cuan­do en otra oca­sión, el su­so­di­cho Co­man­dan­te que­ría de­mo­ler la fa­cha­da, gran­dio­sa obra de hie­rro y pie­dra, pa­ra que en­tra­ran los ca­mio­nes, fue tam­bién nues­tro Te­nien­te, Fr. Án­gel Agus­tín, quien le hi­zo desis­tir de su mal­ha­da­do pro­pó­si­to.