El Rincón del Poeta

INMACULADA DE BELÉN

In­ma­cu­la­da de Be­lén,
au­ro­ra de aquel ca­mino,
que con­du­ce ha­cia el por­tal
de un Ni­ño re­cién na­ci­do…

La luz del sol y la lu­na
se eclip­san a tu lle­ga­da,
ama­ne­cen cie­los nue­vos
transidos de con­fian­za.

Has­ta lle­gar a Be­lén
que anun­cia­ran los pro­fe­tas,
¡un pro­di­gio de la gra­cia,
irra­dian­do tras­cen­den­cia!

Úni­ca en­tre las mu­je­res,
¡sin pe­ca­do con­ce­bi­da!
pa­ra ser Ma­dre de Dios,
pu­ra se abri­rá a la vi­da.

Di­se­ño del mis­mo Dios;
¡su pro­yec­to re­den­tor,
co­mien­za con es­ta Vir­gen,
sin man­cha en su con­cep­ción!

In­ma­cu­la­da, Ma­ría,
blan­ca flor de Je­ri­có;
emer­ges co­mo la es­pu­ma,
true­que del mal en amor.

Al mi­rar­te sin man­ci­lla,
ya vis­lum­bra­mos Be­lén,
tú se­gui­rás sien­do “vir­gen”
¡oh, Ma­dre del Em­ma­nuel!

Don­ce­lla blan­ca y sen­ci­lla,
de mi­ra­da tras­pa­ren­te;
arru­llos de ma­dre tier­na
acu­nan­do nues­tra suer­te.

Que si hoy te ce­le­bra­mos,
de raíz in­ma­cu­la­da,
ma­ña­na se­rá Be­lén
el cen­tro de las mi­ra­das.

Haz­nos co­mo tú, sen­ci­llos,
pu­ros co­mo li­rio en flor,
pro­yéc­ta­nos hom­bres nue­vos,
por tu tier­na pro­tec­ción.