De San Bernardo al Papa Eugenio III

EXTRACTOS

Ha­me ve­ni­do a la men­te, ¡oh bea­tí­si­mo Pa­pa Eu­ge­nio!, el dic­tar al­go que ya os edi­fi­que, ya os de­lei­te o ya os con­sue­le. Mas no sé có­mo quie­re y no quie­re sa­lir la ale­gre pe­ro len­ta pa­la­bra, dis­pu­tán­do­se el man­dar­la a por­fía y en con­tra­rio sen­ti­do la ma­jes­tad y el amor. Pues si és­te la hur­ga, aque­lla la in­hi­be. Pe­ro in­ter­vie­ne la dig­na­ción, por la que no man­dáis es­to, sino que lo pe­dís, cuan­do os asen­ta­ría me­jor el man­dar­lo…

Tu­ve os an­ta­ño en mis en­tra­ñas; no tan fá­cil os sa­ca­rán de ellas, As­cen­ded a los cie­los, des­cen­ded a los abis­mos; no os apar­ta­réis de mí. Os se­gui­ré do­quie­ra que va­yáis. Amé al po­bre, ama­ré al Pa­dre de po­bres y ri­cos. Por­que si bien os lle­gué a co­no­cer, no por­que fuis­teis cons­ti­tui­do pa­dre de los po­bres de­jas­teis de ser po­bre de espíritu…Os acon­se­ja­ré, por tan­to no co­mo maes­tro, sino co­mo ma­dre, pa­ra ha­blar lla­na­men­te, co­mo quien os ama.

Quie­ro co­men­zar por vues­tras ocu­pa­cio­nes, por­que en es­to so­bre to­do os con­due­lo. Sé de qué de­li­cias de quie­tud go­za­bais no mu­cho ha.. No ha­bríais de­jar de do­le­ros al ver­las tan de sú­bi­to sus­traí­das. Lla­ga re­cien­te no ca­re­ce de do­lor. A dis­gus­to si no me equi­vo­co sois arran­ca­do a los bra­zos de tu Ra­quel, y ca­da vez que os su­ce­da pa­de­cer es­to, otras tan­tas es pre­ci­so se re­nue­ve vues­tro do­lor.

Oíd pues lo que cen­su­ro, lo que acon­se­jo. Si lo que vi­vís y sa­béis dar­lo to­do a la ac­ción, na­da a la con­si­de­ra­ción, ¿os ala­ba­ré? En eso no os ala­ba­ré. Y es­ti­mo que na­die tam­po­co que oye­re a Sa­lo­món: El que es dis­mi­nui­do con el ac­to re­ci­bi­rá sa­bi­du­ría. Cier­ta­men­te, ni a la mis­ma ac­ción le con­vie­ne no ser pre­ve­ni­da por la con­si­de­ra­ción.

Bien que flu­yan vues­tras aguas por las ca­lles. Hom­bres y bes­tias y re­ba­ños be­ban de ellas; pe­ro be­bed vos tam­bién en­tre los de­más de las fuen­tes del po­zo vues­tro. Acor­daos, pues, no di­go siem­pre, no di­go a me­nu­do sino de vez en cuan­do de de­vol­ve­ros a vos mis­mo.

Mas co­mo los días son ma­los, pa­ré­ce­me bas­ta re­co­men­da­ros que no os en­tre­guéis to­do y a to­das ho­ras a la ac­ción, sino que re­ser­véis si­quie­ra al­gún ra­to de vues­tro co­ra­zón a la con­si­de­ra­ción.

El pri­mer efec­to de la con­si­de­ra­ción es pu­ri­fi­car la fuen­te mis­ma de don­de na­ce, o sea, la in­te­li­gen­cia. De­más de es­to ella con­tri­bu­ye a go­ber­nar los afec­tos, a di­ri­gir los ac­tos, a co­rre­gir los ex­ce­sos, a en­no­ble­cer y san­ti­fi­car las cos­tum­bres, a or­de­nar y em­be­lle­cer la vi­da, a con­se­guir en fin la cien­cia de las co­sas hu­ma­nas y di­vi­nas. Ella ha­ce su­ce­der el or­den a la con­fu­sión, sa­be unir lo dis­per­so y jun­tar lo desuni­do, pe­ne­tra en lo más se­cre­to, des­cu­bre las tra­zas de la ver­dad, ave­ri­gua lo apa­ren­te y fal­so de las co­sas, des­cu­bre fi­nal­men­te el en­ga­ño. Ella or­de­na de an­te­mano las ac­cio­nes que se han de lle­var a efec­to, no ol­vi­dán­do­se de re­ca­pa­ci­tar so­bre los ac­tos rea­li­za­dos, pa­ra que no que­de en el al­ma na­da que ne­ce­si­te en­mien­da. Ella por fin en los ca­sos prós­pe­ros pre­sien­te los pe­li­gros que nos ame­na­zan y en los ad­ver­sos nos for­ta­le­ce pa­ra so­bre­lle­var­los ca­si sin sen­tir sus efec­tos: aque­llo es pro­pio de la pru­den­cia, es­to de la for­ta­le­za.