Alabanza de Gloria

«Vi­va­mos con Dios co­mo con un ami­go. Pro­cu­re­mos que nues­tra fe sea vi­va pa­ra co­mu­ni­car­nos con El a tra­vés de to­das las co­sas. Así se lo­gra la San­ti­dad. Lle­va­mos el cie­lo den­tro de no­so­tras pues Aquel que sa­cia a los Bien­aven­tu­ra­dos en la luz de la vi­sión bea­ti­fi­ca, se nos en­tre­ga por la fe y el mis­te­rio. Es el mis­mo. He ha­lla­do mi cie­lo en la te­rra pues el cie­lo es Dios y Dios es­tá en mi al­ma…»

(Car­ta 100 A la Con­de­sa de Sour­don)

«To­do de­pen­de de la in­ten­ción que se ten­ga. Po­de­mos san­ti­fi­car has­ta las co­sas más pe­que­ñas y trans­for­mar en di­vi­nos los ac­tos más or­di­na­rios de la vi­da. Un al­ma que vi­ve en Dios só­lo obra so­bre­na­tu­ral­men­te. Las ac­cio­nes más vul­ga­res, en vez de se­pa­rar­la la unen más ín­ti­ma­men­te a El…»

(Car­ta 275 A Ma­ría Ro­lland)

Si hi­cié­ra­mos cre­cer a Dios ca­da día en nues­tra al­ma, que se­gu­ri­dad ob­ten­dría­mos pa­ra com­pa­de­cer un día an­te su in­fi­ni­ta san­ti­dad. Creo que us­ted ha ha­lla­do el se­cre­to. Por la re­nun­cia se lo­gra me­jor es­ta fi­na­li­dad di­vi­na. Por ella mo­ri­mos a no­so­tros mis­mos y de­ja­mos to­do el lu­gar li­bre pa­ra Dios. Re­cuer­de es­tas her­mo­sa pá­gi­na del evan­ge­lio de S. Juan don­de Nues­tro Se­ñor di­ce a Ni­co­de­mo: Te doy mi pa­la­bra de que si uno no na­ce de nue­vo no pue­de ver el reino de Dios.

(Jn. 3, 3).

Re­no­vé­mo­nos, pues en el in­te­rior de nues­tra al­ma, des­po­jé­mo­nos del hom­bre vie­jo y re­vis­tá­mo­nos del hom­bre nue­vo a ima­gen del que le creó (Cl. 3, 10).Se ha­ce es­to tran­qui­la y sen­ci­lla­men­te ale­ján­do­se de cuan­to no es Dios. El al­ma se ve en­ton­ces li­bre de te­mo­res y de­seos. Su vo­lun­tad se pier­de to­tal­men­te en la vo­lun­tad de Dios. Co­mo es­to pro­du­ce la unión, ella pue­de ex­cla­mar: «No vi­vo yo, sino que vi­ve Cris­to en mi»

(Gl. 2, 20). (Car­ta 203 A la Sra. An­gles)

«El más san­to es el más aman­te. Es quien más con­tem­pla a Dios y sa­tis­fa­ce más ple­na­men­te las ne­ce­si­da­des de su mirada».…..«Al que bus­ca y gus­ta a Dios en to­do, na­die pue­de im­pe­dir­le per­ma­ne­cer so­li­ta­rio en­tre la mul­ti­tud». «No se de­ja ven­cer por las co­sas cam­bian­tes, tie­ne la mi­ra­da sim­ple e inal­te­ra­ble an­te las imá­ge­nes mu­ta­bles pues pa­sa por en­ci­ma de ellas te­nien­do los ojos fi­jos en Dios».

(Car­ta 257 A su her­ma­na Mar­ga­ri­ta Ca­tez)

He­mos si­do pre­des­ti­na­dos, por de­ci­sión del que to­do lo ha­ce se­gún su vo­lun­tad, a ser Ala­ban­za de su Glo­ria» (Ef.1,11–12) … «Sea­mos en el cie­lo de nues­tra al­ma, Ala­ban­za de glo­ria de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad»

(Sor Isa­bel de la Tri­ni­dad)