Historia

Las mu­je­res en el Car­me­lo

A fi­na­les del si­glo XIII te­ne­mos las pri­me­ras no­ti­cias de mu­je­res que desean ads­cri­bir­se al pro­yec­to car­me­li­ta. A tra­vés de la afi­lia­ción a la or­den, las bea­tas o pin­zó­que­ras, es­pe­cial­men­te en Ita­lia, die­ron las pri­me­ras mu­je­res que a tra­vés de una pro­fe­sión, que los au­to­res más im­por­tan­tes de la or­den con­si­de­ran una au­tén­ti­ca in­cor­po­ra­ción a la or­den, co­men­za­ron a vi­vir en gru­pos con el de­seo de eri­gir­se an­tes o des­pués en au­tén­ti­cos con­ven­tos don­de las mu­je­res tu­vie­ran la mis­ma for­ma de vi­vir que te­nían los hom­bres.

Es­te fue el fin obli­ga­do de aque­lla evo­lu­ción, que ha­cien­do in­via­ble la con­vi­ven­cia en un mis­mo mo­nas­te­rio de hom­bres y mu­je­res, lle­vó a la reunión de es­tos gru­pos de bea­tas, que a par­tir de 1452, con la bu­la Cum Nu­lla, fue­ron acep­ta­das de­fi­ni­ti­va­men­te co­mo nue­va rea­li­za­ción del pro­yec­to de vi­da car­me­li­ta, que a tra­vés de di­ver­sas evo­lu­cio­nes, se lle­vó a una cons­ti­tu­ción de la ra­ma fe­me­ni­na de la or­den, siem­pre con­si­de­ra­da par­te de la mis­ma or­den, sin dis­tin­ción de pri­me­ra o se­gun­da or­den.

La idea de Juan So­reth, prin­ci­pal alen­ta­dor de la vi­da car­me­li­ta en­tre las mu­je­res, de que ellas hi­cie­ran “lo mis­mo que se ha­cía en­tre no­so­tros” y que la mis­ma de­vo­ción ma­ria­na que dis­tin­guía a los hom­bres, “fue­ra tam­bién dis­tin­ti­vo de las mu­je­res”.

Los ge­ne­ra­les que si­guie­ron a la fe­cha de cons­ti­tu­ción de es­tos pri­me­ros mo­nas­te­rios fue­ron aña­dien­do nor­mas y desa­rro­llos, que a tra­vés de las mon­jas de Bre­ta­ña, fru­to del tra­ba­jo co­mún del San­to Ge­ne­ral Juan So­reth y de la San­ta Du­que­sa Fran­cis­ca de Am­boi­se, y de las cons­ti­tu­cio­nes por ellos ini­cia­das, con to­da pro­ba­bi­li­dad lle­va­ron a las pri­me­ras fun­da­cio­nes en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, en­tre las que el con­ven­to de los Re­me­dios de Éci­ja po­de­mos con­si­de­rar­lo co­mo el con­ven­to Ma­dre de to­das las car­me­li­tas es­pa­ño­las.

La ex­ten­sión pro­du­ci­da du­ran­te el si­glo XVI en to­da Es­pa­ña, y es­pe­cial­men­te en nues­tra pro­vin­cia bé­ti­ca, dio una gran flo­ra­ción de mo­nas­te­rios de car­me­li­tas que des­de “Los Re­me­dios” fue­ron ex­ten­dién­do­se por An­te­que­ra, Se­vi­lla, Gra­na­da, Osu­na, Utre­ra; nue­va­men­te en Se­vi­lla (mo­nas­te­rio de San­ta Ana) se ini­ció un mo­vi­mien­to de re­co­le­tas de las cua­les for­mó par­te nues­tro mo­nas­te­rio de Vi­llal­ba del Al­cor, que fe­liz­men­te con­ti­nua­mos ha­bi­tan­do des­de prin­ci­pios del si­glo XVII.