Clausura

El es­ti­lo de vi­da con­tem­pla­ti­va, den­tro de la clau­su­ra, es la ca­rac­te­rís­ti­ca cua­li­fi­ca­da que mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre la vi­da de las mon­jas y el res­to de los miem­bros de la fa­mi­lia car­me­li­ta. Más que una se­pa­ra­ción fí­si­ca del mun­do, es­te es­ti­lo de vi­da nos lle­va a la so­le­dad del co­ra­zón y a la pron­ta aco­gi­da de la gra­cia de Dios en to­do mo­men­to.

De es­ta ma­ne­ra, el mo­nas­te­rio ad­quie­re su sen­ti­do y am­plía las li­mi­ta­cio­nes del lu­gar, pa­ra abra­zar a to­da la hu­ma­ni­dad en el amor. El co­ra­zón de la mon­ja car­me­li­ta se con­vier­te en un mi­cro­cos­mos lleno del amor de Dios ha­cia el mun­do.

El mo­nas­te­rio es una ayu­da pa­ra que no­so­tras, mon­jas car­me­li­tas, nos cen­tre­mos en la con­tem­pla­ción, li­bres de dis­trac­cio­nes, más aten­tas al amor y a la vo­lun­tad de Dios, con­cre­ti­zan­do es­te amor en el ser­vi­cio a los de­más.
Sa­be­mos bien que el sig­ni­fi­ca­do de la clau­su­ra no es apar­tar­nos del mun­do, en el sen­ti­do que nos de­sen­ten­de­mos de él. Al con­tra­rio, ex­pe­ri­men­ta­mos que cuan­to más pro­fun­di­za­mos nues­tra re­la­ción con Cris­to, mas nos sen­ti­mos im­pul­sa­das a sa­lir de no­so­tras mis­mas pa­ra po­ner­nos al ser­vi­cio del mun­do.

–Ra­tio Ins­ti­tu­tio­nis Vi­tae Car­me­li­ta­nae Mo­nia­lium n. 7–