LA MONJA CARMELITA

Con nues­tras vi­das de­di­ca­das a la ora­ción y a la con­tem­pla­ción, re­cor­da­mos al mun­do de hoy la im­por­tan­cia y la ne­ce­si­dad de los ver­da­de­ros va­lo­res es­pi­ri­tua­les.

Slider

Nues­tra pro­cla­ma­ción si­len­cio­sa y nues­tro tes­ti­mo­nio hu­mi­de del mis­te­rio de Dios pro­du­cen un fru­to apos­tó­li­co ex­tra­or­di­na­rio, por­que «Él es la vid y no­so­tros los sar­mien­tos… y sin Él no po­de­mos ha­cer na­da» (Jn. 15,4). a tra­vés de nues­tra bús­que­da di­rec­ta e in­me­dia­ta de Dios, de nues­tra unión con Cris­to, de nues­tra vi­da de co­mu­ni­dad, de nues­tro sa­cri­fi­cio y ora­ción, par­ti­ci­pa­mos de un mo­do es­pe­cial en los go­zos y en las es­pe­ran­zas, en las tris­te­zas y en las an­gus­tias de la hu­ma­ni­dad.

Com­par­ti­mos los de­seos de to­dos los hom­bres y mu­je­res por la paz, por la ex­pan­sión de la ci­vi­li­za­ción del amor, y por la de­fen­sa de los opri­mi­dos. Con­sa­gra­mos nues­tras vi­das a Dios por la Igle­sia y por las in­ten­cio­nes de los que se en­co­mien­dan a nues­tras ora­cio­nes.

—Ra­tio Ins­ti­tu­tio­nis Vi­tae Car­me­li­ta­nae Mo­nia­lium. n. 3—