Un día en el monasterio

La ac­ti­tud con­tem­pla­ti­va que el Car­me­lo vi­ve con un es­ti­lo pro­pio, es un ca­ris­ma con­ce­di­do por el Es­pí­ri­tu a su Igle­sia, con el que cul­ti­va de un mo­do es­pe­cial los va­lo­res del ser y del es­pí­ri­tu.

–Const. 61–

Du­ran­te la jor­na­da, com­pren­di­da en­tre las 6,00 ho­ras am. y las 10,30 pm., la mon­ja car­me­li­ta se en­tre­ga a la ora­ción, el tra­ba­jo y la fra­ter­ni­dad al­ter­nan­do su rit­mo se­gún el ho­ra­rio es­ta­ble­ci­do…

La Li­tur­gia de las Ho­ras es uno de los de­be­res más go­zo­sos de las re­li­gio­sas que se ex­tien­de a to­dos los mo­men­tos del día, san­ti­fi­can­do el tiem­po y con­vir­tién­do­lo en mo­men­tos de sal­va­ción.

–Const. 68–

Pa­ra no­so­tras que vi­vi­mos en una co­mu­ni­dad de, fe, la ora­ción, ade­más de es­ta­ble­cer una re­la­ción con Dios en el amor, se con­vier­te en fuen­te y ex­pre­sión esen­cial de nues­tra vi­da in­di­vi­dual y co­mu­ni­ta­ria.

–Const. 60–

Slider

La su­je­ción a la ley co­mún del tra­ba­jo es un tes­ti­mo­nio de po­bre­za co­lec­ti­va, por lo que acep­ta­mos de buen gra­do la pres­crip­ción de la re­gla so­bre la asi­dui­dad en el tra­ba­jo, pe­ro evi­ta­mos la bús­que­da exa­ge­ra­da del lu­cro y ali­men­ta­mos la con­fian­za en la pro­vi­den­cia, vi­vien­do el go­zo del día pre­sen­te.

–Const. 89–

El tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do que la co­mu­ni­dad rea­li­za ac­tual­men­te es la con­fec­ción de hos­tias pa­ra su­mi­nis­tro de nues­tra dió­ce­sis.

El tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do que la co­mu­ni­dad rea­li­za ac­tual­men­te es la con­fec­ción de hos­tias pa­ra su­mi­nis­tro de nues­tra dió­ce­sis.

Slider

Pa­ra que la vi­da fra­ter­na sea fuen­te de ver­da­de­ra ale­gría es ne­ce­sa­rio que bus­que­mos la ver­dad en el amor…

… es­tas reunio­nes tie­nen co­mo fi­na­li­dad la cons­tan­te re­no­va­ción es­pi­ri­tual y la pro­fun­di­za­ción de la vi­da co­mun­ta­ria…

–Const. 30−31−−

El rit­mo al­ter­na­do de ora­ción y tra­ba­jo, exi­ge tiem­pos de ale­gre re­crea­ción. Par­ti­ci­pa­mos ac­ti­va­men­te en ellos ya que son mo­men­tos pro­pi­cios pa­ra la dis­trac­ción del áni­mo y pa­ra con­so­li­dar la sa­lud del es­pí­ri­tu y del cuer­po.

–Const. 34–

Slider