EL MONASTERIO

El mo­nas­te­rio nos pro­por­cio­na un am­bien­te ap­to pa­ra desa­rro­llar el ca­ris­ma con­tem­pla­ti­vo, dis­po­nién­do­nos efi­caz­men­te pa­ra cen­trar to­da nues­tra vi­da en Dios. Con nues­tro si­len­cio pro­cla­ma­mos al mun­do que so­la­men­te Dios pue­de res­pon­der a los de­seos in­fi­ni­tos del co­ra­zón hu­mano.

Nues­tras cons­ti­tu­cio­nes se­ña­lan que «la vi­da con­tem­pla­ti­va in­flu­ye mis­te­rio­sa­men­te en la cons­truc­ción del Reino de Dios, por la mis­ma bús­que­da di­rec­ta e in­me­dia­ta de Dios, por la unión con Cris­to y por la ora­ción e in­mo­la­ción. Por su pe­cu­lia­ri­dad, es­te apos­to­la­do se ejer­ci­ta pre­fe­ren­te­men­te en la lí­nea del ser más que del ha­cer, y flu­ye de la mis­ma vi­da co­mo irra­dia­ción de lo que el es­pí­ri­tu obra en ella»

–Const. n.91–