Norma de vida — Regla

Re­gla de la Or­den de los Her­ma­nos de la Bien­aven­tu­ra­da Vir­gen Ma­ría del Mon­te Car­me­lo

1 Al­ber­to, lla­ma­do por la gra­cia de Dios a ser Pa­triar­ca de la Igle­sia de Je­ru­sa­lén, a los ama­dos hi­jos en Cris­to B. y los de­más ere­mi­tas, que vi­ven ba­jo su obe­dien­cia jun­to a la Fuen­te, en el Mon­te Car­me­lo, sa­lud en el Se­ñor y la ben­di­ción del Es­pí­ri­tu San­to.

2 Mu­chas ve­ces y de di­ver­sas ma­ne­ras los san­tos Pa­dres de­ja­ron es­ta­ble­ci­do el mo­do co­mo ca­da uno, sea cual fue­re su es­ta­do o el gé­ne­ro de vi­da re­li­gio­sa que abra­zó, ha de vi­vir en ob­se­quio de Je­su­cris­to y ser­vir­le fiel­men­te con co­ra­zón pu­ro y bue­na con­cien­cia.

3 Pe­ro co­mo nos pe­dís que os de­mos una fór­mu­la de vi­da ade­cua­da a vues­tro pro­yec­to co­mún y a la que de­be­réis ser fie­les en el fu­tu­ro.

4 Es­ta­ble­ce­mos en pri­mer lu­gar que ten­gáis a uno de vo­so­tros co­mo Prior, el cual se­rá ele­gi­do pa­ra es­te ofi­cio con el con­sen­ti­mien­to uná­ni­me de to­dos o de la ma­yor y más sa­na par­te. A él pro­me­te­rán obe­dien­cia to­dos los de­más y se es­for­za­rán en man­te­ner­la de ver­dad con las obras, jun­ta­men­te con la cas­ti­dad y la re­nun­cia a la pro­pie­dad.

5 Po­dréis fi­jar vues­tros lu­ga­res de re­si­den­cia en los de­sier­tos, o don­de quie­ra os lo ofrez­can ade­cua­dos y ap­tos pa­ra la ob­ser­van­cia de vues­tro mo­do de vi­da re­li­gio­sa, se­gún el opor­tuno pa­re­cer del Prior y de los her­ma­nos.

6 Ade­más, te­nien­do en cuen­ta la si­tua­ción del lu­gar en que ha­yáis de­ci­di­do es­ta­ble­ce­ros, ca­da uno de vo­so­tros ten­ga una cel­da se­pa­ra­da, se­gún la asig­na­ción que el Prior ha­brá he­cho pa­ra ca­da uno, con con­sen­ti­mien­to de los otros her­ma­nos o de la par­te más ma­du­ra.

7 Há­ga­se es­to, sin em­bar­go, de ma­ne­ra que to­méis en re­fec­to­rio co­mún lo que os re­par­tie­ren, es­cu­chan­do jun­tos al­gún tex­to de la Sa­gra­da Es­cri­tu­ra, cuan­do es­to pue­da rea­li­zar­se sin di­fi­cul­tad.

8 A nin­guno de los her­ma­nos le se­rá lí­ci­to, a no ser con el per­mi­so del Prior que en­ton­ces hu­bie­re, el mu­dar­se del lu­gar que le ha si­do asig­na­do o cam­biar­lo con otro.

9 La cel­da del Prior es­ta­rá a la en­tra­da del lu­gar don­de vi­váis, pa­ra que sea el pri­me­ro en aco­ger a los que acu­dan de fue­ra; y des­pués, en to­do cuan­to ha­ya de ha­cer­se, pro­cé­da­se se­gún su jui­cio y de­ci­sión.

10 Per­ma­nez­ca ca­da uno en su cel­da o jun­to a ella, me­di­tan­do día y no­che la ley del Se­ñor y ve­lan­do en ora­ción, a no ser que de­ba de­di­car­se a otros jus­tos queha­ce­res.

11 Los que sa­ben re­zar las ho­ras ca­nó­ni­cas con los clé­ri­gos, de­ben re­ci­tar­las se­gún cuan­to han es­ta­ble­ci­do los san­tos Pa­dres y las cos­tum­bres apro­ba­das por la Igle­sia. Aque­llos que no se­pan, di­rán vein­ti­cin­co ve­ces el Pa­dre­nues­tro du­ran­te la ora­ción li­túr­gi­ca de la vi­gi­lia noc­tur­na, ex­cep­to los do­min­gos y fies­tas so­lem­nes, en los cua­les es­ta­ble­ce­mos que el nú­me­ro an­te­di­cho se du­pli­que, de ma­ne­ra que el Pa­dre­nues­tro se di­ga cin­cuen­ta ve­ces. La mis­ma ora­ción se de­be de­cir sie­te ve­ces en los lau­des de la ma­ña­na y en ca­da una de las otras ho­ras, a ex­cep­ción de las vís­pe­ras, en que se de­be de­cir quin­ce ve­ces.

12 Nin­gún her­mano di­ga que al­go es su­yo pro­pio, sino que to­do lo ten­dréis en co­mún y a ca­da uno le se­rá dis­tri­bui­do cuan­to ne­ce­si­ta­re por mano del Prior, es de­cir, por el her­mano por él de­sig­na­do pa­ra es­te me­nes­ter, te­nien­do en cuen­ta la edad y las ne­ce­si­da­des de ca­da cual.

13 Po­dréis po­seer tam­bién as­nos o mu­los, se­gún lo re­quie­ran vues­tras ne­ce­si­da­des, y al­gu­nos ani­ma­les o aves pa­ra el sus­ten­to.

14 El ora­to­rio, si se pue­de ha­cer có­mo­da­men­te, cons­truir­lo en me­dio de las cel­das y allí os re­uni­réis de ma­ña­na to­dos los días pa­ra par­ti­ci­par en la ce­le­bra­ción eu­ca­rís­ti­ca, cuan­do las cir­cuns­tan­cias lo per­mi­tan.

15 Igual­men­te los días do­min­gos, o en otros días si fue­re ne­ce­sa­rio, reuníos pa­ra tra­tar de la ob­ser­van­cia en la vi­da co­mún y del bien es­pi­ri­tual de las al­mas. En es­ta oca­sión co­rrí­jan­se con ca­ri­dad las trans­gre­sio­nes y cul­pas de los her­ma­nos, de ha­ber­las en al­guno.

16 Des­de la fies­ta de la Exal­ta­ción de la san­ta Cruz has­ta el do­min­go de la Re­su­rrec­ción del Se­ñor ayu­na­réis to­dos los días, ex­cep­to los do­min­gos; a no ser que la en­fer­me­dad o la de­bi­li­dad cor­po­ral y otro jus­to mo­ti­vo acon­se­jen dis­pen­sar del ayuno, pues la ne­ce­si­dad no tie­ne ley.

17 Abs­te­neos de co­mer car­ne, a no ser que se de­ba to­mar co­mo re­me­dio en ca­so de en­fer­me­dad o de­bi­li­dad fí­si­ca. Y por­que, de­bi­do a los via­jes, con fre­cuen­cia te­néis que men­di­gar el sus­ten­to, pa­ra no ser gra­vo­sos a quien os hos­pe­da, po­dréis, fue­ra de vues­tras ca­sas, co­mer ali­men­tos pre­pa­ra­dos con car­ne. En ca­so de na­ve­ga­ción po­déis tam­bién co­mer la car­ne.

18 Por­que la vi­da te­rre­na del hom­bres es tiem­po de ten­ta­ción y to­dos los que quie­ren lle­var una vi­da fiel a Cris­to se ven su­je­tos a per­se­cu­ción, y co­mo ade­más el dia­blo vues­tro ad­ver­sa­rio an­da co­mo león ru­gien­te al­re­de­dor de vo­so­tros, bus­can­do a quien de­vo­rar, pro­cu­rad con to­da di­li­gen­cia re­ves­ti­ros con la ar­ma­du­ra de Dios, pa­ra que po­dáis re­sis­tir a las ase­chan­zas del enemi­go.

19 Ce­ñid vues­tros lo­mos con el cín­gu­lo de la cas­ti­dad; for­ta­le­ced vues­tros pe­chos con pen­sa­mien­tos san­tos, pues es­tá es­cri­to: el pen­sa­mien­to san­to te guar­da­rá. Re­ves­tíos la co­ra­za de la jus­ti­cia, de ma­ne­ra que améis al Se­ñor vues­tro Dios con to­do el co­ra­zón, con to­da la men­te, con to­das las fuer­zas, y a vues­tro pró­ji­mo co­mo a vo­so­tros mis­mos.

Em­bra­zad en to­do mo­men­to el es­cu­do de la fe y con él po­dréis apa­gar los en­cen­di­dos dar­dos del ma­ligno; pues sin fe es im­po­si­ble agra­dar a Dios. Cu­bríos la ca­be­za con el yel­mo de la sal­va­ción, de ma­ne­ra que só­lo la es­pe­réis del Sal­va­dor, que es quien sal­va­rá a su pue­blo de sus pe­ca­dos.

Fi­nal­men­te, la es­pa­da del Es­pí­ri­tu, es de­cir, la pa­la­bra de Dios, ha­bi­te en to­da su ri­que­za en vues­tra bo­ca y en vues­tros co­ra­zo­nes. Y lo que de­báis ha­cer, ha­ced­lo con­for­me a la Pa­la­bra del Se­ñor.

20 De­béis ha­cer al­gún tra­ba­jo, pa­ra que el dia­blo os en­cuen­tre siem­pre ocu­pa­dos y no su­ce­da que, por vues­tra ocio­si­dad, pue­da in­fil­trar­se en vues­tras al­mas. Te­néis en es­to la en­se­ñan­za y el ejem­plo del após­tol San Pa­blo, por cu­ya bo­ca ha­bla Cris­to y que ha si­do cons­ti­tui­do y da­do por Dios co­mo pre­di­ca­dor y maes­tro de las gen­tes en la fe y en la ver­dad, si le se­guís, no po­dréis equi­vo­ca­ros. He­mos vi­vi­do en­tre vo­so­tros, di­ce, tra­ba­jan­do con fa­ti­ga no­che y día pa­ra no ser gra­vo­so a nin­guno de vo­so­tros. No por­que no tu­vié­ra­mos de­re­cho a ser man­te­ni­dos, sino pa­ra da­ros en no­so­tros mis­mos un ejem­plo que imi­tar. Ya es­tan­do en­tre vo­so­tros re­pe­ti­mos con in­sis­ten­cia: si al­guno no quie­re tra­ba­jar, tam­po­co co­ma. Por­que he­mos oí­do que al­gu­nos de vo­so­tros no tra­ba­jan y an­dan in­quie­tos de acá pa­ra allá. Ad­ver­ti­mos a esos ta­les y les ex­hor­ta­mos en el Se­ñor Je­su­cris­to a tra­ba­jar en so­se­ga­do si­len­cio pa­ra ga­nar­se el pan. Es­te ca­mino es san­to y bueno: se­guid­lo.

21 El Após­tol re­co­mien­da el si­len­cio cuan­do or­de­na tra­ba­jar ca­llan­do; de la mis­ma ma­ne­ra el pro­fe­ta afir­ma: el si­len­cio fa­vo­re­ce la jus­ti­cia; y más to­da­vía: en el so­sie­go y la es­pe­ran­za es­tá vues­tra fuer­za. Por eso es­ta­ble­ce­mos que, re­ci­ta­das las Com­ple­tas, guar­déis si­len­cio has­ta di­cha la Pri­ma del día si­guien­te. Fue­ra de es­te tiem­po, aun­que no es­té pres­cri­to una tan ri­gu­ro­sa guar­da del si­len­cio, eví­te­se con cui­da­do el mu­cho ha­blar; por­que, co­mo es­tá es­cri­to y la ex­pe­rien­cia so­bra­da­men­te en­se­ña, en el mu­cho ha­blar no fal­ta­rá pe­ca­do; y quien no se con­tro­la en el ha­blar en­cuen­tra su rui­na. Igual­men­te, el que es des­me­di­do en el ha­blar se da­ña a sí mis­mo. Y el Se­ñor en el Evan­ge­lio: de to­da pa­la­bra su­per­flua que ha­bla­ren los hom­bres da­rán cuen­ta en el día del jui­cio. Ca­da uno de vo­so­tros, pues, so­pe­se sus pa­la­bras, y re­fre­ne rec­ta­men­te su bo­ca, pa­ra no res­ba­lar y caer a cau­sa de la len­gua y su caí­da sea in­cu­ra­ble y mor­tal. Vi­gi­le so­bre su con­duc­ta, pa­ra no pe­car con sus pa­la­bras, co­mo di­ce el pro­fe­ta; y cui­de aten­ta y pru­den­te­men­te de man­te­ner aquel si­len­cio que fa­vo­rez­ca la jus­ti­cia.

22 Tú, her­mano B., y quien­quie­ra que des­pués de ti fue­re nom­bra­do Prior, te­ned siem­pre en el pen­sa­mien­to y po­ned en prác­ti­ca lo que el Se­ñor di­ce en el Evan­ge­lio: el que quie­ra ser el más gran­de en­tre vo­so­tros, se­rá vues­tro ser­vi­dor; y el que quie­ra ser el pri­me­ro en­tre vo­so­tros, sea vues­tro es­cla­vo.

23 Y vo­so­tros, her­ma­nos, hon­rad hu­mil­de­men­te a vues­tro Prior, pen­san­do, más que en su per­so­na, en Cris­to, que lo ha pues­to so­bre vo­so­tros, y que ha di­cho a los res­pon­sa­bles de las igle­sias: el que os es­cu­cha a vo­so­tros a mí me es­cu­cha, y el que os re­cha­za a vo­so­tros a mí me re­cha­za. Y no os en­con­tra­réis ba­jo jui­cio por el des­pre­cio, sino me­re­ce­do­res, por la obe­dien­cia, del pre­mio de la vi­da eter­na.

24 Es­tas bre­ves in­di­ca­cio­nes os las he­mos es­cri­to con el fin de es­ta­ble­cer pa­ra vo­so­tros la fór­mu­la de vi­da, se­gún la cual ha­bréis de con­du­ci­ros. Si al­guno es­tá dis­pues­to a dar más, el Se­ñor mis­mo, cuan­do vuel­va, se lo re­com­pen­sa­rá. Há­ga­se uso, sin em­bar­go, del dis­cer­ni­mien­to, que es el que mo­de­ra las vir­tu­des.