Tú, “al­to ma­nan­tial”
tan blan­co co­mo la luz!
así, mi mon­te Car­me­lo,
fiel mo­ra­da de Je­sús.

¡Ven y ve­rás! hoy te di­ce,
a ti que le has pre­gun­ta­do,
Él te mues­tra dón­de vi­ve:
¡en es­te blan­co “re­ga­zo”!

¡Aquí mo­ra aquel Maes­tro,
que a las tur­bas fas­ci­na­ba,
en el “Al­cor Vi­llal­be­ro”,
apo­sen­to de al­mas blan­cas!

¡Ven y ve­rás! a ti, jo­ven,
si Je­sús te ha fas­ci­na­do,
¡ven! te guar­da­mos un si­tio,
don­de vi­vir a su la­do.

No le de­jes ale­jar­se,
¡con ca­ri­ño te ha mi­ra­do!
que sus ojos con los tu­yos,
con ter­nu­ra se han cru­za­do.

No te­mas de­jar “tus co­sas”,
co­mo aquel ri­co mu­cha­cho,
al que Je­sús mi­ró tris­te,
vién­do­le an­dar ca­biz­ba­jo.

¡Ven y ve­ras con tus ojos,
qué fu­gaz es es­ta vi­da!
¡bie­nes me­jo­res te ofre­ce,
en in­ci­pien­te se­mi­lla!

¡Bus­ca el te­so­ro es­con­di­do
tras los mu­ros del Car­me­lo,
Ma­ría, fiel com­pa­ñe­ra,
hoy mis­mo sa­le a tu en­cuen­tro!